jueves, 9 de enero de 2014

Un turismo pequeño, concentrado y congestionado

www.elespectador.com/ Columnista invitado
Todos, durante estas vacaciones leímos y escuchamos insistentemente en las noticias y por los amigos de monumentales trancones y viajes interminables.

Para poner un ejemplo, cientos de familias se demoraron más de catorce horas viajando desde Bogotá a Cali, un trayecto de 470 kilómetros de recorrido que se podría hacer en condiciones relativamente normales en menos de ocho horas, y con carreteras bien diseñadas de doble carril en menos de cinco. Por fortuna, las demoras no fueron por graves accidentes sino por automóviles o camiones varados que en una vía de carriles muy angostos, diseñados hace más de 50 años, generan fácilmente trancones y congestión.

En viajes cortos como los que permite esta temporada de fin de año, significa perder una buena parte de las vacaciones en el trayecto, evitando paradas y desincentivando el uso económico para el turismo: el turismo ya no es el de la parada, pues con esos tiempos tan largos, nadie puede hacerlo. Además impone un tipo de turismo concentrador, como si la economía no estuviese ya lo suficientemente concentrada en las ciudades: un turismo que mantiene cerradas las mejores regiones del país. El caso de Cali es notorio: justo al lado de Dapa, corregimiento privilegiado con una carretera pavimentada hay igualmente hermosas y potencialmente ricas regiones para el turismo, completamente desvalorizadas y subutilizadas por su aislamiento como Golondrinas y el Pedregal.

2014 es el año de la consolidación del nuevo esquema de diseño y contratación de la infraestructura vial. La urgencia de una mejor infraestructura no es solo un asunto para los empresarios: los retrasos en este campo detienen el desarrollo de la industria turística a lo largo y ancho del país tanto para turismo local como extranjero.

El turismo en Colombia es una industria generadora de empleo, con encadenamientos positivos, desconcentradora e inclusiva y con un alto potencial en Colombia, que deberia ser más que un potencial. Pero sin esa mejor infraestructura seguiremos con un turismo pequeño, demorado, concentrado y costoso para los más pobres.
Por: Juana Tellez

No hay comentarios:

Publicar un comentario